Vitamina C. Una vitamina con muchas funciones

Las vitaminas son nutrientes que nuestro organismo no puede sintetizar, por lo que debemos introducirlas en nuestra alimentación. Dentro de las vitaminas, encontramos la muy conocida vitamina C. Esta vitamina es conocida especialmente por subir las defensas, pero también tiene otras funciones. De hecho, interviene en muchísimas reacciones de nuestro organismo.

También me gustaría añadir que es una vitamina hidrosoluble, es decir, soluble en agua. Esto hace que la vitamina C no se almacene, eliminándose por la orina lo que nuestro organismo no utiliza. Esto hace que sea más importante que se tenga que ingerir las cantidades necesarias de esta vitamina todos los días.

Ahora me gustaría hablar de las funciones más destacadas de esta vitamina.

Vitamina C y defensas

Seguramente que desde pequeños todos hemos oído que era bueno tomar naranjas o zumos de naranja cuando teníamos resfriado o gripe. Esto se debe a que la vitamina C contribuye a mejorar el sistema inmune, ya que es un componente más. Dentro de sus funciones en el sistema inmune, me gustaría destacar:

  • Modula la respuesta del sistema inmune, por lo que aumenta la resistencia a padecer ciertas enfermedades.
  • Mejora la actividad fagocítica de las células. Esto lleva a que el sistema inmune reconozca mejor a los agentes patógenos (como pueden ser las bacterias o los virus).
  • Activa a los macrófagos. Esto hace que aumente la fagocitosis de cuerpos extraños.
  • Aumente la producción de anticuerpos.

Vitamina C como antioxidante

Además de ayudar al sistema inmunológico, la vitamina C actúa como antioxidante. Esto quiere decir que esta vitamina contribuye a combatir los radicales libres.

Con respecto a los radicales libres, me gustaría aclarar que se producen en nuestro organismo (aunque no sólo en nuestro organismo) por diferentes causas:

  • en la digestión
  • con el ejercicio
  • malos hábitos (como fumar)

Estos radicales libres aceleran el proceso de envejecimiento, ya que dañan los tejidos de los diferentes órganos de nuestro cuerpo. Además, podrían estar relacionados con ciertas enfermedades, como el cáncer.

Vitamina C en la producción de colágeno

Otro proceso en el que esta vitamina interviene es la producción de colágeno. Como comenta Ana María Lajusticia, el colágeno es un proteína compleja que se encuentra en muchos tejidos de nuestro organismo: en la piel, el cartílago, los huesos, los tendones, los vasos sanguíneos y las encías, entre otros.

Por esta razón, la vitamina C es buena para mejorar la piel, ayuda a curar heridas y se aconseja, junto a otros nutrientes, para cuidar y mejorar las articulaciones.

La vitamina C en la alimentación

La vitamina C se encuentra en alimentos tales como melón, cítricos, piña, brócoli, pimientos, espinacas o tomates. Además, se pueden encontrar diferentes complementos alimenticios en el mercado. En El Herbolario de Lola, tenemos los siguientes:

No dejéis de visitar nuestra Tienda Online. Si tenéis cualquier duda, podéis dejar vuestro comentario. Espero que os haya gustado esta información ¡Un saludo!

Compártelo:

Deja un Comentario