Lecitina de soja, un gran aliado contra el colesterol

Por , el 27 septiembre 2014 / Sé el primero en comentar

La lecitina es un compuesto graso integrado por un grupo de sustancias orgánicas naturales llamadas fosfolípidos. Además contiene fósforo y dos importantes vitaminas del grupo B: la colina y el inositol. La lecitina de soja es la lecitina más comercializada.

Un fosfolípido importante de la lecitina es la fosfatidilcolina. Esta sustancia es unos de los principales constituyentes de las bicapas lipídicas de las membranas celulares.

Este compuesto se puede encontrar en las semillas de soja, pero también en la yema de huevo y otros alimentos. Igualmente se puede encontrar en numerosas estructuras biológicas del organismo humano (membranas celulares, cerebro, sistema nerviosos,…). Dentro de las diferentes fuentes de la lecitina, la soja es la más utilizada dentro de la alimentación.

Funciones de la lecitina de soja

La fosfatidilcolina, componente de la lecitina, es también producida por el hígado. Junto al colesterol y la bilirrubina, participa en la emulsión de lípidos en la digestión. Este es uno de los motivos por el que muchas veces se incluye la lecitina en la dieta, en productos elaborados o como suplemento. Se incluye sobre todo como regulador del colesterol, ya que participa en la división de la grasa en pequeñas partículas. Esto evita que la grasa se acumule en diferentes órganos, disminuyendo su deposición en los vasos sanguíneos (si se acumulase, obstruiría los vasos sanguíneos, provocando con ello serios problemas de salud).

La lecitina de soja tiene en sí muchas propiedades saludables, entre las que destacan:

  • regulación de las tasas de colesterol
  • mejora de memoria
  • evitar la formación de cálculos biliares.

Regulación de la tasa de colesterol

La colesterolemia es el nivel elevado de colesterol en sangre. Ésta se asocia con la arterosclerosis y la enfermedad coronaria, lo que supone un verdadero problema de salud pública. En España, más de la mitad de las personas entre 35 y 64 años (57,6 %) tiene un nivel igual o superior a 200 mg/dl, el máximo consensuado por las sociedades europeas para la prevención de la enfermedad coronaria.

En el organismo, los fosfolípidos ayudan a mantener en suspensión el colesterol sanguíneo e impiden que se deposite en las paredes arteriales y venosas, evitando que se obstruyan. Según estudios realizados, la lecitina de soja previene la colesterolemia.

Lecitina de soja para la memoria

La fosfatidilcolina es importante en la formación y mantenimiento de neurotransmisores cerebrales entre las neuronas (especialmente del neurotransmisor acetilcolina). Esto es importante para el aprendizaje. Además, la lecitina ayuda a proteger la estructura y la función de las neuronas. por lo que previene la destrucción de estas células tan importantes.

La lecitina también proporciona fósforo de forma directamente asimilable, el cual forma parte de:

– La molécula de ATP (que contiene fósforo), muy relacionado con el aporte energético de las células (especialmente necesario en el sistema nervioso).

– Se encuentra formando parte de moléculas que se encuentran en todas las membranas celulares. En el caso de las células nerviosas, se encuentran además recubiertas por las vainas de mielina, las cuales de nuevo están constituidas por moléculas fosforiladas. Sin las vainas de mielina, no se podría transmitir los impulsos nerviosos de manera eficaz.

Por esto, la ingesta de lecitina de soja es beneficiosa a los que padecen cualquier tipo de estrés, falta de memoria y agotamiento físico y mental.

Cálculos biliares

La sobresaturación de la bilis con colesterol y la deficiencia de sustancias disolventes, como sales biliares y fosfolípidos, pueden llegar a formar cálculos biliares. La lecitina ayuda a aumentar la capacidad de la bilis para solubilizar el colesterol, ayudando a normalizar las bajas proporciones de fosfolípidos.

Los estudios realizados hasta el momento demuestran que la lecitina de soja es recomendable para la prevención de cálculos biliares, pero no los elimina una vez que se han producido.

Movilización de grasa acumulada

La lecitina de soja emulsiona las grasas, por lo que favorece la movilización de los depósitos de grasa acumulados en los tejidos. Este efecto es especialmente deseado en caso de estar realizando una dieta para adelgazar. Además todo el organismo se ve mejorado por ser un activador y estimulante del metabolismo de las grasas. También es un regulador natural del azúcar en la sangre, lo que puede ayudar a personas con diabetes, haciendo bajar el nivel de glucosa en sangre.

Cómo tomar la lecitina de soja

Los efectos beneficiosos que le otorgan a este complemento alimenticio, como la protección de las arterias y otros órganos frente a las acumulaciones de grasa y el buen funcionamiento del cerebro, no se ven a corto plazo, por eso se recomienda que su consumo sea diario para empezar a ver resultados en unos 3 a 6 meses.

No se aconseja consumir altas cantidades de lecitina de soja, ya que puede ocasionar dolor abdominal, diarreas o náuseas.

Además se debe tener en cuenta que no hay estudios que determinen si una alta cantidad  de lecitina de soja pueda ocasionar efectos secundarios en embarazadas, niños, personas con problemas hepáticos o renales, por lo que, antes de consumirla, es mejor consultar a un especialista.

Conclusiones finales

La lecitina de soja tiene en sí muchas propiedades saludables, siendo las más conocidas:

  • su capacidad de emulsionar grasas
  • ayudar a regular las tasas de colesterol en la sangre
  • ayudar a digerir grasas
  • favorecer la movilización de los depósitos de grasa
  • mejorar la memoria.

Puedes encontrar diversas presentaciones y productos de lecitina de soja en El Herbolario de Lola, donde te atenderemos gustosamente. En nuestra tienda online, puedes ver que tenemos Lecitina de soja granulada ¡Un saludo!

Compártelo:

Deja un Comentario