La importancia de la depuración de toxinas

Una alimentación inadecuada favorece que se generen toxinas en nuestro cuerpo que, a la larga, acaban acumulándose en nuestro organismo. Es importante tener esto en cuenta a la hora de iniciar una dieta, ya que las toxinas no son saludables y también facilitan que ganemos peso. Por lo tanto, si se sigue una dieta adecuada, una buena depuración de toxinas no sólo ayudará a nuestro cuerpo a limpiarse, sino que también contribuirá a perder más peso.

Dieta para la Depuración de Toxinas

Existen muchas dietas depurativas, pero lo más aconsejable es tener una dieta baja en grasas y disminuir de manera considerable la ingesta de aquellos alimentos que ayudan a nuestro cuerpo a generar toxinas. Los alimentos fritos y los precocinados, entre otros, tienen alta cantidad de grasas. Éstas aumentan la producción de toxinas en nuestro cuerpo, las cuales se deben eliminar. No pasa nada si un día tomamos este tipo de alimentos, pero si queremos una buena depuración, debemos disminuir su ingesta de manera considerable. Igualmente ocurre con los azúcares refinados (como los refrescos y los dulces).

Para ayudar a depurarnos, una de las medidas que se deben tomar es beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Cuando se dice esto, no debemos pensar que sólo debe ser en agua, ya que también se puede tomar en infusiones, caldos, zumos caseros… No se debe olvidar que beber agua en exceso durante largos periodos tampoco es bueno.

Igualmente es muy aconsejable tomar un vaso de agua en ayunas, antes de desayunar si es posible. De esta manera, ayudamos a nuestro cuerpo a depurarse, mientras favorece el tránsito intestinal.

Plantas y Depuración de Toxinas

Otra opción es ayudarnos con hierbas diuréticas, que ayudan a eliminar agua de nuestro cuerpo, el cual arrastra toxinas. Muchas de estas hierbas se pueden tomar en forma de infusión. Ejemplos de ellas son el té verde o el diente de león.

Además, cabe destacar que existen ciertos alimentos y plantas que ayudan a la depuración de toxinas, como son la alcachofa, el cardo mariano o algunas algas, como Durvillea Antártica.

La alcachofa además de ayudar a eliminar grasas y tóxicos, por su efecto depurativo, también tiene propiedades diuréticas, ayudando a eliminar líquido. Además, ayuda al hígado a realizar su función (entre las cuales está la de depurar al organismo), al igual que el cardo mariano. Cualquiera de las dos plantas, junto a nutrientes como la colina, favorecen la función del hígado.

Algunas algas contienen ácido algínico, el cual actúa absorbiendo sustancias tóxicas como el plomo o el cadmio. Actualmente, es más difícil que los alimentos contengan estos elementos, pero por ciertas circunstancias, podrían encontrarse en nuestro cuerpo.

No nos debemos olvidar del rábano negro. Éste contiene azufre orgánico que estimula la depuración tanto del hígado como de la vesícula biliar. Sus principios activos, los glucosinatos, tienen propiedades coleréticos y colagogas. En general, estimula la producción y secreción biliar. Es muy recomendable para restablecer la funciones hepática y renal, ayudando por tanto a la eliminación de toxinas.

Finalmente, destacar que una buena depuración de toxinas ayuda a perder peso, pero aunque no se esté a dieta, es aconsejable que se haga al menos una vez al año.

En El Herbolario de Lola, tenemos los productos comentados. Si quieres echarle un vistazo, en nuestra Tienda Online puedes ver:

No dejes de visitar nuestra sección de Complementos Alimenticios: Depuración o Infusiones: Depuración. Espero que te haya resultado interesante el artículo de hoy. Si te ha gustado, por favor haz clic en Me gusta y compártelo en tus redes sociales. Muchas gracias y ¡un saludo!

Compártelo:

Deja un Comentario