La dieta antioxidante

Un antioxidante es una molécula que es capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. Esto es debido a que es capaz de combatir los radicales libres, moléculas que, entre otras cosas, dañan las células de nuestro organismo. Los radicales libres, al dañar las células, puedan causar envejecimiento prematuro y/o favorecer ciertas enfermedades degenerativas, como el alzhéimer.

En la naturaleza, se crean radicales libres de forma natural. En el cuerpo, por diferentes reacciones, como las propias que se producen en el metabolismo, se crean radicales libres. Lo mismo pasa en el ambiente. Gracias a los antioxidantes, se puede disminuir o evitar el efecto adverso de los radicales libres.

La dieta antioxidante

Afortunadamente podemos contar con muchos tipos de antioxidantes, entre los que se destacan las vitaminas E y C, minerales como el selenio, el zinc, el cobre; aminoácidos como la cisteína y algunas enzimas como el SOD, GPS. Estos antioxidantes se pueden tomar a través de la alimentación, aunque muchos de ellos también se pueden tomar a través de complementos alimenticios.

Los antioxidantes más destacados son:

  • Vitamina E. Esta vitamina liposoluble protege las membranas celulares, evitando su oxidación, al igual que la de las proteínas, los lípidos y el ADN (material genético). Además favorece la acción antioxidante de beta-carotenos y la vitamina C. No sólo combate los radicales libres, sino además evita la formación de peróxidos (un tipo de radicales libres) durante el metabolismo de los ácidos grasos poliinsaturados. La vitamina E se encuentra en alimentos como las espinacas, almendras, semillas de girasol, huevos, jamón,…
  • Vitamina C. Es uno de los antioxidantes más potentes que se encuentran en la naturaleza. Ayuda especialmente a proteger las células de la piel. Se puede encontrar vitamina C en embutidos, leche y productos lácteos, verduras como coles o espinacas y frutas como kiwis y naranjas.
  • Betacarotenos. Los betacarotenos y la vitamina A ayudan a combatir los antioxidantes que se producen en el cuerpo. Las zanahorias, espinacas, pimientos rojos o calabaza son alimentos ricos en betacarotenos.
  • Selenio. Este mineral forma parte de la enzima glutatión peroxidasa, un antioxidante que evita la formación de los peróxidos (como ya se ha comentado, es un tipo de radicales libres). Se puede encontrar selenio en alimentos como algunos frutos secos (nueces, anacardos o pistachos), semillas de calabaza, en casi todas las verduras y frutas como las ciruelas o las uvas.
  • Ácido Lipoico. Además de combatir los radicales libres, regenera otros antioxidantes y realiza el trabajo de otros antioxidantes cuando existe deficiencia de éstos. Es especialmente en vísceras de animales (como el hígado) donde se encuentra este compuesto, aunque también se encuentra en verduras de hojas verdes como acelgas, col, brezo o espinacas.
  • Resveratrol. Está molécula de origen vegetal es un potente antioxidante. EL resveratrol se encuentra en uvas rojas, en el vino tinto o en las moras.

Productos

Además existen muchos otros antioxidantes en la naturaleza, que combaten el envejecimiento. Todos se pueden conseguir en El Herbolario de Lola, en diferentes formatos, especialmente como complemento alimenticio. Si quieres echar un vistazo a los productos que tenemos, puedes mirar:

Espero que os haya gustado esta información. ¡Un saludo!

Compártelo:

Deja un Comentario