Cómo el cambio de horarios influye en nuestro reloj biológico

Este fin de semana ha cambiado el horario. Ya estamos en el horario de invierno. Los cambios de hora tienen sus ventajas y sus desventajas. El cambio de horario de verano y de invierno se empezaron a realizar por el hecho del ahorro energético. Pero ¿sabías que estos cambios influyen en nuestro organismo? Añadir también que cambiar con frecuencia nuestros horarios (como los cambios de turno en el trabajo) afectan de cierta manera a nuestro organismo. ¿Cómo afecta? Ahora lo vemos.

Efecto inmediatos del cambio de hora

El cambio más inmediato está relacionado con el sueño y el cansancio. Lo primero que solemos pensar que en el cambio de hora de hora de invierno, dormimos una hora más. En cambio, en el de verano, dormimos una menos. Pero no es sólo eso. El cambio de hora, tanto en verano como en invierno, altera nuestro sueño de manera inmediata.

Para entender por qué, debemos conocer cómo funciona nuestro cuerpo. La melatonina es una hormona que regula nuestro ciclo del sueño. A cuanta más luz, menos se produce. Unido esto a que nuestro cuerpo se debe acostumbra a trabajar con la diferencia de una hora. Y esto hace que los primeros días nos sintamos más cansados y fatigados.

Otros efectos

Hay diferentes estudios, pero no son suficientes para decir que los cambios de hora afectan a nuestra salud. Uno de ellos va encaminado a que afecta a los infartos de miocardio. Pero de momento estos estudios no son del todo concluyentes.

Cambios grandes de hora

Hoy en día, es más común viajar de un país lejano, con diferencia horaria importante. Estos viajes pueden ser por ocio o por trabajo. Cualquier de ellos afecta a nuestro organismo. Es lo que se llama como efecto jet lag, efecto que se sufre cuando cambiamos de manera rápida de hora.

Lo primero que notamos es que nos afecta al sueño. Al nos descansar bien, puede aparecer apatía e irritabilidad. Pero también tiene otros efectos en nuestro cuerpo y nuestra vida diaria:

  • Afecta a nuestro sistema digestivo.  Se puede llegar a tener problemas digestivos, especialmente vómitos.
  • Hambre. Nuestro cuerpo está acostumbrado a ciertos horarios de comida. Al cambiar de horarios, nuestro cuerpo no sabrá bien cuando quiere comer.
  • Falta de memoria. Los cambios de horario grandes también pueden afectar a nuestra memoria de manera temporal.

Para minimizar el efecto jet lag, se puede intentar adaptarse al horario nuevo lo antes posible. Además, procurar que nos de la luz del día y procurar tener unos horarios los primeros días.

También ayuda el tomar complementos de melatonina. Nos ayuda a conciliar el sueño en los nuevos horarios, ayudando a que no tengamos insomnio. En El Herbolario de Lola, tenemos productos de melatonina, como Melatonina Complex De Airbiotic. Puedes visitar nuestra Tienda Online.

Si tienes alguna duda, puedes dejar tu comentario. Y si te ha gustado, comparte en las redes sociales. ¡Gracias!

Compártelo:

Deja un Comentario